Agroganadera Pichardo

Cruzados

En casa siempre hemos tenido algunos caballos para faenas de campo, paseos, romerías… y en general por nuestra gran afición. Es en el año 2000 cuando descubrimos la belleza del deporte llamado “acoso y derribo” cuando decidimos criar nuestros propios caballos que nos sirvieran tanto para ferias, romerías, faenas de campo o doma vaquera.

Para ello tenemos una punta de yeguas criollas que fueron utilizadas para el deporte de polo y que nosotros recuperamos y las dejamos para madres, cruzándolas con sementales: hispano-árabes

Los productos que obtenemos de estos cruces son los que utilizamos para acoso y doma vaquera.

ESTANDAR RACIAL

La raza criolla es originaria de los países sudamericanos de Argentina y Perú, si bien desde hace ya unos 300 años se cría en todo el sur del continente americano con resultados óptimos. Su origen se establece en los cruces entre los caballos traídos por los conquistadores españoles, entre los cuales cabe destacar los árabes, bereberes y andaluces.


CARACTERISTICAS FISICAS

Altura de la cruz: de 135 a 150 centímetros.

Capas principales: leonado, con raya de mulo dorsal. Puede presentar otros colores, principalmente claros, pero siempre con la raya de mulo y las crines negras.

Extremidades con dibujos, como una cebra.

Cabeza larga y recta; con orejas rectas y tensas.

Cuello robusto y fuerte.

Hombros profundos y musculosos.

Pecho amplio.

Grupa redondeada y musculosa.

Extremidades cortas y robustas.



APTITUD MÁS DESTACABLE

El Criollo es el animal preferido en casi toda Sudamérica, se le valora principalmente por aptitudes como:

Robustez.

Tenacidad. Para demostrar hasta donde llega la resistencia de estos caballos, anualmente se celebra en Argentina una competición en la que se deben recorrer 750 km. en 15 días, con una carga de 100 kg, comiendo y bebiendo únicamente lo que encuentren por el camino. Una hazaña que muy pocos caballos pueden igualar.

Habilidad en el trabajo con rebaños.